El arsénico

El arsénicoEn una pequeña farmacia del pueblo entra una mujer y dice:

- ¡Por favor, quiero comprar arsénico

- No puedo venderle eso ¿cuál es su finalidad? - responde el farmacéutico

- ¡Matar a mi marido!

- Mucho peor, para ese fin no se lo puedo vender.

La mujer abre su cartera y extrae una foto del marido haciendo el amor con la mujer del farmacéutico.

- Ahhh, bueeeeno, con receta es otra cosa...